Bellini La Sonnambula Dessay Cesare

French soprano Natalie Dessay is one the stars of today’s operatic world, thrilling audiences as both a singer and an actress.

Now an admired interpreter of bel canto and lyric heroines such as Violetta (La traviata), Lucia di Lammermoor, Marie (La Fille du régiment), Amina (La sonnambula), Pamina (Die Zauberflöte), Manon, Juliette, Ophélie (Hamlet) and Cleopatra (Giulio Cesare), Dessay originally made her reputation with showpiece coloratura roles such as Offenbach’s Olympia, Mozart’s Queen of the Night and Strauss’ Zerbinetta.

Born in Lyon in 1965, Natalie Dessay grew up in Bordeaux. She first dreamed of becoming a dancer, but later studied acting and singing at the Bordeaux Conservatoire. She progressed with extraordinary rapidity, completing five years’ worth of study in just one year and graduating with First Prize at the age of twenty. In 1989, after a brief period in the chorus of the Théâtre du Capitole de Toulouse, she entered France’s first Concours des Voix nouvelles and won second prize. This led Dessay to further studies at the Paris Opéra and also brought her to the attention of the agent Thérèse Cédelle – still her agent today – and to her first major engagements as a soloist.

In 1992 she sang her first Olympia in Offenbach’s Contes d’Hoffmann at Paris’s Opéra Bastille in a staging by Roman Polanski. The next year she was invited to the Vienna Staatsoper to sing Blondchen (Die Entführung aus dem Serail). In 1993 she was Olympia in the opening production for the rebuilt Opéra de Lyon and by 2001 she had performed the role in eight different stagings of Hoffmann, including her debut appearance at La Scala. The 1990s also brought the Queen of the Night at Aix-en-Provence, Ophélie (Hamlet) in Geneva (she also sang the role at London’s Royal Opera House and at Barceona’s Liceo in 2003, where the production was filmed for DVD), Aminta (Die schweigsame Frau) in Vienna, Fiakermilli (Arabella) for her debut at the New York Met, which was soon followed by Olympia and Zerbinetta, Lakmé at Paris’ Opéra Comique (she recorded the role for EMI Classics with Michel Plasson), Eurydice in Offenbach’s Orphée aux Enfers in Lyons (also recorded for EMI Classics), and, in Paris, Morgana in Handel’s Alcina and the title role in Stravinsky’s Le Rossignol (also to be seen on DVD). Conductors for these appearances included Pierre Boulez, James Levine, James Conlon, William Christie and Marc Minkowski.

In 2001 the soprano’s career entered a new phase when she realised a long-held ambition to perform Donizetti’s Lucia di Lammermoor, a role she subsequently sang in 2004 in Chicago, in 2006 at the Bastille in a powerful staging by Andrei Serban, and in a new production for the opening of the New York Metropolitan’s 2007-8 season on 24th September 2007, which was broadcast on a giant screens at Lincoln Centre and Times Square. She also recorded the French version of the opera. More Donizetti, La Fille du régiment, provided a triumph for her in 2007 in Laurent Pelly’s witty staging in London, Vienna and New York. The British performances led to a Laurence Olivier Award for Outstanding Achievement in Opera for Dessay, and to a DVD-release which has proved an international bestseller.

In 2008 Natalie Dessay returned to the Metropolitan for revivals of Lucia and of La Fille du régiment, which was broadcast live in high definition to hundreds of cinemas around the world. In the autumn of the same year she triumphed as Manon (a role she first sang in Geneva in 2004) at Chicago Lyric Opera opposite Jonas Kaufmann as Des Grieux; this was in David McVicar’s production of Massenet’s opera, also staged in Barcelona, where it was recorded for DVD with Rolando Villazón as Des Grieux.

January 2009 brought Natalie Dessay’s first Mélisande at the Theater an der Wien in Vienna, directed by Laurent Pelly (a DVD of this Pelléas et Mélisande was released in November 2009). More firsts followed in 2009 with Violetta in the summer in Santa Fe and Musetta at the Opéra de Paris in the autumn. In 2010, Paris mounted a new production of La Sonnambula for Dessay, six years after her first appearances as Bellini’s heroine in Santa Fe; her interpretation of Amina was recorded during concert performances in Lyon in November 2006 and released in autumn 2007.  In 2009 Dessay assumed the role of Amina again, this time in a new production at the Metropolitan Opera. Another new production of La sonnambula, seen in both Paris and Vienna, followed in 2010. 2011 brought her first Cleopatra in Handel’s Giulio Cesare, again at the Opéra de Paris, in a staging conducted by Laurent Pelly and conducted by Dessay’s frequent colleague Emmanuelle Haim. In summer 2011, the  Aix-en-Provence Festival brought Dessay in a new production of La traviata.

Natalie Dessay signed her first exclusive contract with EMI Classics in 1994 and, in addition to the recordings already mentioned, her catalogue includes discs of Mozart (a collection of arias and his Mass in C minor), songs and arias by Strauss, works by Monteverdi Bach and Handel (including a disc of arias from Giulio Cesare), all conducted by Emmanuelle Haïm, and collections of Italian arias, French arias and vocalises. Her 2-CD and DVD compilations Le Miracle d’une voix, released in 2006, have proved an enormous success, selling over 250,000 copies and showcasing her range of achievement as an artist.

La sonámbula (título original en italiano, La sonnambula) es una ópera semiseria en dos actos con música de Vincenzo Bellini y libreto en italiano de Felice Romani, basada en un guion para una pantomima-ballet de Eugène Scribe y Jean-Pierre Aumer titulada La somnambule, ou L'arrivée d'un nouveau seigneur.

Es una de las tres óperas más conocidas y representadas de Bellini, junto a Norma y I Puritani. Es considerada una de las cumbres del bel canto romántico italiano.

Historia[editar]

Fue estrenada en el Teatro Carcano de Milán el 6 de marzo de 1831. Fue estrenada por los célebres Giuditta Pasta y Giovanni Battista Rubini, requiriendo técnica de coloratura muy fluida y notables habilidades vocales. El rol titular de Amina (la sonámbula del título) con su alta tesitura es conocido por su dificultad, requiriendo un dominio completo de trinos y técnica florida.[3]​ Con su historia y ambientación pastoral, La sonámbula fue un éxito inmediato. En vida de Bellini, la otra gran Diva María Malibrán fue una destacada exponente del papel. La ópera se representó por vez primera en Londres el 28 de julio de 1831 en el King's Theatre en Londres y Nueva York el 13 de noviembre de 1835 en el Park Theatre.[4]

Fue vehículo de fama para la sueca Jenny Lind, Emma Albani y en el siglo XX para Lina Pagliughi, Toti Dal Monte, Maria Callas —en la hoy legendaria producción de La Scala de Luchino Visconti (1955)— Renata Scotto, Joan Sutherland, Edita Gruberova y Natalie Dessay...

La mayoría de las grabaciones se han hecho con una soprano como Amina, generalmente con notas sobreagudas y otros cambios añadidos según la tradición, aunque se estrenó en voz soprano sfogato (no confundir con la mezzosoprano moderna, inexistente en la época) que cantaba papeles de soprano y contralto sin modificarlos. A inicios del siglo XX el papel protagonista era utilizado para el lucimiento de sopranos de coloratura, quienes colmaron el rol de Amina con excesos ornamentales más propios del Barroco que del Bel canto de Bellini; no fue hasta la irrupción de Maria Callas que Amina vio restaurada su esencia expresiva y dramática, y se creó la versión moderna. La primera mezzosoprano que grabó el papel fue Frederica von Stade en 1980, le siguió recientemente Cecilia Bartoli.[5]

La frase "Ah! non credea mirarti / Sì presto estinto, o fiore" del aria "Ah! non credea mirarti" de La sonámbula está inscrita en la tumba de Bellini en la catedral de Catania, Sicilia.

Esta ópera sigue en el repertorio, aunque no está entre las más representadas; en las estadísticas de Operabase aparece la n.º 92 de las cien óperas más representadas en el período 2005-2010, siendo la 35.ª en Italia y la segunda de Bellini, con 41 representaciones.

Personajes[editar]

Argumento[editar]

La acción se desarrolla en un pueblo de Suiza, en una época indeterminada.

Acto I[editar]

Escena I
Un pueblo, un molino en el fondo

La plaza de una aldea de los Alpes suizos, en una época indeterminada. A un lado, la posada de Lisa, hermosa mujer coqueta e intrigante, a cuyo amor aspira el joven campesino Alessio, persona de buen corazón pero sin muchos medios de fortuna. Lisa, en realidad, quiere recuperar el amor de Elvino, su antiguo pretendiente, campesino mucho más rico que Alessio, pero prometido ahora de la joven huérfana Amina, a la que la molinera Teresa acogió en su casa dándole su cariño.

Al alzarse el telón un nutrido grupo de campesinos muestra su alegría por la celebración de los esponsales de Amina y Elvino: se va a firmar el contrato nupcial y al día siguiente se celebrará la ceremonia religiosa. Lisa, la propietaria de la posada, está consumida por los celos. No soporta que el pueblo entero alabe la belleza y cualidades de su rival Amina. Alessio, encargado de organizar los festejos, es tratado con altivez por Lisa. Amina, turbada ante los elogios de todos, agradece a sus amigos sus bellos deseos y particularmente a su madrastra, Teresa, la propietaria del molino, que la ha adoptado como una huérfana. Agradece a Alessio, que ha preparado la canción nupcial y organizado las celebraciones, deseándole suerte en su cortejo de Lisa, que sigue rechazando sus proposiciones.

Llega el notario. El novio aún no se ha presentado, y a todos resulta extraño este hecho. Por fin aparece Elvino, y explica su tardanza porque se había detenido a orar ante la tumba de su difunta madre, cuya bendición desde el cielo ha implorado para su boda, y entrega a la novia el anillo que le habla pertenecido: Amina será tan buena esposa para él como su madre lo fue para su progenitor. El notario procede, y pregunta a los novios cuál es su aportación al matrimonio: todas sus tierras, Elvino; sólo su corazón, Amina, lo cual, en opinión de su amado, lo es todo.

Se oye en escena ruido de caballos. Un carruaje se detiene en la plaza, del que desciende un misterioso caballero de edad madura. Rodolfo, que así se llama el personaje, se dirige al grupo de los presentes y pregunta si falta mucho para llegar al castillo del conde, señor de aquellas tierras. Lisa, siempre calculadora, ofrece al caballero su posada asegurando que no podrá llegar más que a noche cerrada. Rodolfo acepta encantado su proposición y reconoce encantado el lugar donde, afirma, pasó hermosos días de juventud, al tiempo que se informa de las circunstancias de la boda, alabando la belleza y gentileza de la novia, que le recuerda a una muchacha a la que él amó hace muchos años; ello despierta los celos de Elvino, que debe callar ante un caballero de tanta alcurnia. Admite que estuvo una vez en el castillo, cuyo señor ha muerto hace cuatro años. Cuando Teresa explica que su hijo había desaparecido algunos años antes, el extraño les asegura que está vivo y que regresará.

Rodolfo no quiere revelar su identidad: en realidad es el conde, venido de lejos a hacerse cargo del castillo de sus difuntos padres. Teresa advierte entonces a los presentes que ya es hora de retirarse. A preguntas del conde, le explican que a esas horas suele vagar por el lugar una terrible presencia, un fantasma. Rodolfo se ríe de tal superstición, augurando para aquellas tierras la pronta desaparición del espectro. El conde se retira a descansar a la posada de Lisa; los campesinos hacen lo propio. Elvino está celoso de la admiración del extraño por Amina; está celoso incluso de las brisas que la acarician. Amina hace prometer a Elvino que olvidará sus celos injustificados. Las sombras invaden la plaza, que va vaciándose poco a poco.

Escena II
una habitación en la posada

El interior de la alcoba de Rodolfo en la posada. Se ve una gran ventana al fondo. El alcalde ha informado a Lisa, junto con el resto del pueblo, de la verdadera identidad de éste. Lisa le dice al extraño que ha sido reconocido como Rodolfo, el hijo del conde largamente perdido, y le advierte de que el pueblo está preparando una bienvenida formal. Mientras tanto, ella es la primera en rendirle pleitesía, deseosa de que ello le reporte algún futuro beneficio al ser la primera en presentarle sus respetos. El conde acepta encantado la visita de la posadera, en la que intuye alguna posibilidad amorosa. Ella se siente halagada cuando él comienza este flirteo, pero se escapa corriendo, perdiendo un pañuelo con las prisas, cuando oye sonido fuera.

En la ventana aparece Amina, que caminando dormida, se imagina como será su boda con Elvino. Rodolfo, dándose cuenta de que sus paseos nocturnos han suscitado la historia del fantasma en el pueblo, está a punto de aprovechar su desvalido estado pero queda conmovido ante su inocencia, la bondad de corazón de la joven, y de su hondo amor por Elvino, por lo que abandona ciertas ideas que mal encajarían con la virtud de la joven. El conde recoge el pañuelo y lo deja caer en la cama: reconoce que la joven es sonámbula. Amina se duerme en el sofá y él sale.

En ese momento se oyen las voces de los campesinos, que a pesar de la hora acuden a presentar sus respetos al conde. Lisa sale de su escondite, contempla a Amina en la habitación y comprende encantada que su rival va a perder la reputación. El conde, asustado por las circunstancias, decide marcharse de la posada y sale por la ventana, cerrándola tras de si.

Los campesinos entran y comprueban que el conde no se encuentra allí, y también que hay otra persona: una mujer. Momentos más tarde comprueban horrorizados que la mujer es Amina. Lisa señala a la durmiente Amina.

Elvino, que acaba de entrar en la habitación seguido de Teresa, creyendo que ella le ha sido infiel, la rechaza enfurecido. Ante sus gritos, Amina se despierta, se sorprende de hallarse allí, pero de nada le sirven sus protestas de inocencia: nadie le cree, y menos que nadie el celoso Elvino, que la rechaza violentamente. Amina, asustada y llorosa, busca consuelo en Teresa, la cual anuda el pañuelo de Lisa en el cuello de Amina, creyéndolo de la joven. Amina está desesperada. Todos, excepto Teresa, la abandonan.

Acto II[editar]

Escena I
Un bosque

Nos hallamos ahora en la colina cercana al castillo del conde Rodolfo. Un grupo de preocupados campesino acuden al castillo para pedir al conde que ayude a probar la inocencia de Amina. Se encuentran por el camino con Teresa y Amina, que también acuden a solicitar la ayuda del conde. Pasa entonces Elvino, cabizbajo y ofendido Amina se acerca hasta él y le ruega que acepte sus explicaciones de honradez, pero él le quita el anillo que le había entregado, y ni siquiera las palabras de los campesinos, que regresan con la garantía de inocencia del conde, consiguen que el joven cambie su actitud, aunque no consigue apartar a su imagen de su corazón. Amina, desesperada, cae desmayada en brazos de su madre.

Escena II
El pueblo, como en el Acto I

De nuevo nos encontramos en la plaza de la aldea. Lisa, como de costumbre, discute con Alessio, cuyo amor sigue rechazando. Elvino ha dedidido casarse con Lisa. Aparece un grupo de campesinos que anuncian alegres la próxima boda de Lisa y Elvino: éste acude en persona a formular a Lisa su propuesta, que la joven acepta encantada sin importarle que Elvino se case con ella por despecho.

La pareja se encamina hacia el templo, pero hace su aparición el conde Rodolfo, quien asegura a Elvino que Amina es inocente. Él le pide que justifique la presencia de la muchacha en su alcoba, y Rodolfo explica a los presentes que hay personas, los sonámbulos, que caminan y contestan a quienes les hablan estando profundamente dormidos, mas nadie da crédito a sus palabras, a pesar incluso de su condición de señor de aquellas tierras. Elvino rechaza creerlo.

Al oír el griterío Teresa sale de su casa y pide a todo el mundo que se calle: Amina, al fin, ha logrado conciliar el sueño agotada. Todos obedecen. Teresa repara entonces en la comitiva y se percata de lo que está sucediendo. Lisa, cínica, le dice que se casa con Elvino porque a ella no la han sorprendido de noche en la habitación de un hombre. Teresa, indignada, muestra a todos el pañuelo que ésta perdió en la alcoba del conde, quien discretamente se queda callado, pero sigue afirmando la virtud de Amina. Lisa no sabe qué explicación dar. Elvino se pregunta sobre la existencia de la virtud entre las mujeres y del amor verdadero y pide una prueba. En ese momento Amina sale por la ventana del molino, y el conde lo indica a todo el mundo.

La joven emprende su sonámbulo paseo; corre el riesgo de caer sobre la rueda del molino, pero se salva; habla en sueños. Rodolfo advierte que despertarla será fatal, de manera que todos miran mientras ella revive su compromiso y su dolor por el rechazdo de Elvino. Ella llega sana y salva al otro lado. El conde, empujando al muchacho, le dice que haga lo que Amina le pide en sueños, y éste le devuelve el anillo. Los aldeanos estallan en gritos. Amina se despierta, y se encuentra, maravillada, en los brazos de Elvino, quien le solicita su perdón y que todos aclaman su inocencia. El canto de Amina, camino por fin del altar del brazo de su amado, concluye la ópera con la expresión de su extasiada felicidad.

Arias destacadas[editar]

  • "Come per me sereno (Por mi parte está claro)" (Amina)
  • "Prendi, l'anel ti dono (Tomar el anillo que te doy)" (Elvino)
  • "Vi ravviso, o luoghi ameni (Reconocemos, o lugares agradables)" (Rodolfo)
  • "Ah! non credea mirarti (No creí que te desvanecieras tan pronto, oh flor)" (Amina)
  • Ah, non giunge (Ah, ahí viene) (Amina)

Discografía[editar]

Audio[editar]

AñoElenco
(Amina, Elvino,
Rodolfo, Lisa,
Teresa)
Director,
Teatro de ópera y orquesta
Sello discográfico[6]
1952Lina Pagliughi,
Ferruccio Tagliavini,
Cesare Siepi,
Wanda Ruggeri,
Anna Maria Anelli
Franco Capuana,
Coro y orquesta de la RAI de Turín
Audio CD: Preiser Records
Cat: 20038
1955Maria Callas,
Cesare Valletti,
Giuseppe Modesti,
Eugenia Ratti,
Gabriella Carturan
Leonard Bernstein,
Coro y orquesta de La Scala
(Grabación de una representación en La Scala, 5 de marzo de 1955)
DVD: EMI
Cat: CMS 5 67906-2
1957Maria Callas,
Nicola Monti,
Nicola Zaccaria,
Eugenia Ratti,
Fiorenza Cossotto
Antonino Votto,
Coro y orquesta de La Scala
Audio CD: EMI Classics
Cat: B000002RXR
1962Joan Sutherland,
Nicola Monti,
Fernando Corena,
Sylvia Stahlman,
Margreta Elkins
Richard Bonynge,
Coro y orquesta de Maggio Musicale Fiorentino
Audio CD: Decca
Cat: 448 966-2; 455 823-2 (Francia)
1980Joan Sutherland,
Luciano Pavarotti,
Nicolai Ghiaurov,
Isobel Buchanan,
Della Jones
Richard Bonynge,
Orquesta Filarmónica Nacional
Coro de Ópera de Londres
Audio CD: Decca
Cat: 417 424-2
1986Jana Valášková,
Josef Kundlák,
Peter Mikuláš,
Eva Antolicová,
Ján Gallo
Ondrej Lenárd,
Orquesta Sinfónica de la Radio Eslovaca
Coro Filarmónico Eslovaco
Audio CD: Opus
Cat: 9356 1928/29
1992Luba Orgonasova,
Raúl Giménez,
Francesco Ellero d'Artegna,
Dilbèr,
Alexandra Papadjiakou
Alberto Zedda,
Orquesta de Cámara de la Radio de los Países Bajos
(Grabación de una interpretación de concierto en el Concertgebouw, Ámsterdam)
Audio CD: Naxos
Cat: 8.660042/43
2006Natalie Dessay,
Francesco Meli,
Carlo Colombara,
Sara Mingardo,
Jael Azzaretti
Evelino Pido,
Coro y orquesta de la Ópera de Lyon
Audio CD: Virgin Classics
Cat: 3 95138 2
2008Cecilia Bartoli,
Juan Diego Flórez,
Ildebrando D'Arcangelo,
Gemma Bertagnolli,
Liliana Nikiteanu
Alessandro De Marchi,
Orquesta La Scintilla
Audio CD: Decca
Cat: 478 1084

Vídeo[editar]

AñoElenco
(Amina, Elvino,
Rodolfo, Lisa,
Teresa)
Director,
Teatro de ópera y orquesta
Sello[6]
1956Anna Moffo,
Danilo Vega,
Plinio Clabassi,
Gianna Galli,
Anna Maria Anelli
Bruno Bartoletti,
Coro y orquesta de la RAI de Milán
(Grabación en vídeo de una película de televisión en blanco y negro)
DVD: Video Artists International
Cat: 4239
2004Eva Mei,
José Bros,
Giacomo Prestia,
Gemma Bertagnolli,
Nicoletta Curiel
Daniel Oren,
RAI Maggio Musicale Fiorentino
(Grabación en vídeo hecha en representaciones en enero de 2004)
DVD: TDK DVWW
Cat: 4239

Referencias[editar]

Notas
  1. ↑José María Martín Triana: El libro de la ópera, segunda reimpresión en "El libro de bolsillo", 1992, Alianza Editorial, ISBN 84-206-0284-1.
  2. ↑Riding, Alan; Dunton-Downer, Leslie (2008). Guías visuales Espasa: Ópera (1.ª edición). Espasa Calpe, S.A. p. 145. ISBN 978-84-670-2605-4
  3. ↑Eaton, p. 135.
  4. ↑Holden, p. 50
  5. ↑Liner notes, La Sonnambula (Cecilia Bartoli, Juan Diego Florez, Alessandro De Marchi), L'oiseau Lyre, 4781087. (2008). Consultado el 3 de junio de 2010.
  6. abGrabaciones de La sonnambula en operadis-opera-discography.org.uk
Fuentes citadas
Otras fuentes
  • Anderson, James, The Complete Dictionary of Opera & Operetta, Wings Books, 1993 ISBN 0-517-09156-9
  • Osborne, Charles, The Bel Canto Operas of Rossini, Donizetti, and Bellini, Portland, Oregón: Amadeus Press, 1994 ISBN 0931340713
Licencia

Enlaces externos[editar]

0 Replies to “Bellini La Sonnambula Dessay Cesare”

Lascia un Commento

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *